Al cambio de acera

 

Tal vez otro sea capaz.

Yo me rehúso a no salir de estos paneles de memorias que da esta bruma de sabana fría y triste, de memorias de amor que abusaron hasta hacerles a su destino mella.

Yo… yo voy a prenderle fuego al sueño de aislamiento.

Voy a aprender a amar eso que está a luz… y diles a tus amigos sabelotodos que nunca fueron invencibles; diles, que yo nunca fui invisible.

Pido disculpas por no ser las manos grandes que querías te cubrieran. No ser ese reemplazo de afecto que querías te estallara adentro. Y ausentarme de tu deseo de venganza que sublimas tras treinta capas de rimel y dulzura de almuerzo dominguero.

Tu color es droga. Tu memoria es droga. Tu ausencia me vuelve yonki de preguntas… hasta que aparece otro patrón y otra memoria nueva.

Te estoy evocando mientras rompo de esas memorias tontas de liberación y empuño mi propio arco, propia flecha, propia meta.

Sé qué no es. No es un plan fijo. Ni horario gris. Falsa promesa de quedarse domesticada en casa, tampoco.

No es amor, es empezar en una barba y un no-tatuaje y absorber las constelaciones en la propia piel.

No es amor, es empezar en una botella y luego huirle a la misma porque se teme perder el control.

Ya casi vos y yo vamos a cumplir un año de decir «no eres lo que estoy buscando».
(Silencio en la cocina se oye, solamente se lavan tazas)
Hola, qué tal, me volví humano y adquirí otras fuerzas en las playas de Tierra-2, ¿te interesa?

Lo más agradable de que te vuelvas a vestir es tu memoria roja desparramada por todas las maletas. Si fuera otro, tomaría las latas de hombres más jóvenes y dibujaria sin parar todas las letras. Incoherentes. Alfaeditables. Rompecueros. Asincopantes.

Me gusta cuando me besas las manos y estás como en loop, me gusta remitirme a mi pH cuando respiro y doy esos suspiros pequeños y cursis al sentir ese punzante toque en la lengua…

Estallar besar beber volver volver oler ácido huequitos en los dedos.

Es mi instinto estallándome en la bóveda poligonal de mi cabeza.

 

Mutantoide - La nueva Bagatela

Este texto fue tomado de aguaynotas con permiso del autor
para ser publicado por los editores de la Nueva Bagatela

deja aquí tus comentarios

Comentarios