Dibujar, una de las mejores formas para estar en calma

Sebastián Bayona Jaramillo, arquitecto manizaleño y dibujante apasionado.
Su bitácora de viaje nace gracias a una salida académica realizada en julio del 2015 a Europa, en cuyo recorrido se dedicó a la observación de espacios arquitectónicos representativos de ciudades como: Florencia, Roma, Budapest, entre otras, que posteriormente se convirtieron en dibujos que le permitieron su apropiación.

 

Sebastián Bayona, Santa Maria Novella, 2015
Sebastián Bayona, Santa Maria Novella, 2015

Después de este primer dibujo pensé en por qué no tener registro de otros lugares mientras estaba viajando. Creí que iba a hacer dos o tres dibujos máximo, pero vi que tenía el tiempo para hacerlos y lo aproveché. Si no hubiese sido por este dibujo, la bitácora no existiría. Esto me abrió la perspectiva sobre la posibilidad de realizar un registro manual o análogo del viaje, no sólo el fotográfico.

 

¿QUIÉN ES SEBASTIÁN BAYONA?

Antes que nada, soy un foráneo dentro de mi propio entorno porque no tengo un lugar fijo en Manizales donde haya creado un afecto en particular; los he recogido a lo largo de la ciudad. Esto me ha permitido la sensación de tener un hogar amplio que puedo expandir a medida que salga de él, cuando experimento fuera.

Sebastián dibujando
Sebastián Bayona Fotografía, por Jhon Jairo Quintero Acevedo

En general, cuando alguien habla de sus actividades, es analizado para definirle un perfil particular que recoge su esencia. Así, si me observo desde afuera, sé que me definen las siguientes:

  • Valoro el silencio y respeto el espacio de quien lo practica; algo así como ‘el derecho al silencio’.
  • No tolero quién impone o quiere convencer de su opinión. Soy partidario de conciliar puntos de vista.
  • Hablo de política como crítica y opinión, aunque en general, deberíamos tener ese principio.
  • Como lo anterior, la palabra ‘deber’ se me hace utópica; un bálsamo para sentirnos mejor con el mundo que soñamos.
  • Agradecido soy y retribuyo bien el tiempo de quien me lo brinda, porque es algo que no se recupera.
  • Por último, me define el gran objetivo de no alcanzar la felicidad, más bien, el equilibrio.

Diría en tercera persona que ese es Sebastián Bayona, yo (risas).

¿POR QUÉ LA ARQUITECTURA?

Fue un proceso aleatorio. Cuando terminé el colegio una de mis tías me preguntaba mucho ¿Sebastián y usted qué va a hacer? ¿Sebastián y usted qué va a estudiar? Pero no tenía nada claro, sólo que sabía pintar, dibujar y retratar, pero pensé que no quería estudiar artes.

Así que estudiar arquitectura fue algo que no estuvo planeado, terminé entrando a la Universidad Nacional en Manizales, creí que era una carrera llena de números, para lo que me consideraba medianamente bueno, entonces me atreví.

Sin embargo, cuando empecé el proceso vi que era algo bastante expresivo. El manejo de formas, de colores, conocer espacios, interpretar conceptos; además, en este proceso hallé cosas que no conocía de mí que resultaron siendo buenas.

Sebastián Bayona, Parlamento de Budapest, 2015
Sebastián Bayona, Parlamento de Budapest, 2015

Creo que es una carrera muy bonita que le permite a las personas encontrar en su interior una forma de expresar su personalidad, como cualquier arte.

Haber estudiado arquitectura sin planearlo, me refuerza la idea sobre no creer mucho en las casualidades, y creer más en las causalidades, pero esto pareciera ser algo casual en medio de todo (risas).

¿QUÉ ES EL DIBUJO PARA TI?

Es una de las mejores formas para estar en calma.

Es algo que hago desde niño, no me he detenido a pensar en su significado, pero remitiéndome a lo que hacía en mi infancia y haciendo un barrido general hasta ahora, veo que siempre cambia el dibujo a medida que cambia la forma de ser de uno. Yo guardo todo lo que hago y cuando reviso los dibujos una vez al año o cada dos años, me doy cuenta de todo lo que cambia en la línea y en la forma de expresar. También me doy cuenta de los cambios que han hecho en mí el tiempo y las experiencias, entonces el dibujo es también la recopilación de una transformación personal a lo largo de la vida.

El dibujo, además, permite realizar remembranzas, en mi caso, me permite conocer que nunca he sido perfecto en nada de lo que he hecho, el error siempre ha estado presente en todo lo que hago, y eso lo hace sincero.

¿LA IMPERFECCIÓN DEL SKETCH PROVEE DE RIQUEZA AL DIBUJO?

Lo que sucede con este tipo de dibujo que yo llamo sketch, que muchos llaman croquis o bosquejos, es un análisis formal de la zona urbana o arquitectónica que estés mirando, y para eso quien está dibujando debe encargarse de todos los detalles, tanto para obviarlos como para dibujarlos. De esta manera reconoces mucho mejor lo que estás viendo, no lo olvidas porque hiciste un análisis completo, un recorrido general y minucioso.

Sebastián Bayona, Piazza anfiteatro de Lucca, 2015
Sebastián Bayona, Piazza Anfiteatro de Lucca, 2015

Si tú estás con una cámara fotográfica, tienes un movimiento mecánico al obturar y en ese punto no hay un análisis real. En el dibujo uno se encarga de realizar el encuadre y acomodar el paisaje dentro de un formato, delineando de una forma ligera para que esa imperfección sea el atributo del dibujo. Esa imperfección es única, muy similar a la letra de cada uno. Cuando tu escribes o lees una carta a mano ves que es diferente entre cada persona, es un sello, en el dibujo pasa lo mismo, no vas a ver un dibujo a mano igual que otro, a menos que quien lo realice sea un excelente copista.

¿CÓMO SE CONSTRUYE MEMORIA A TRAVÉS DEL DIBUJO?

Si un dibujo logra transmitir o llevar a la persona a sentir que está parada en el lugar dibujado, se ha cumplido el objetivo, porque si la persona que está viendo esos dibujos de un viaje que no hizo físicamente se siente como en el lugar, es haberla transportado a través de lo que uno vivió y generar en ella una sensación. Entonces, cuando el arte, en este caso manifestado a través del dibujo, logra generar una sensación en las personas, es porque hubo empatía, y así ha cumplido su propósito.

Sebastián Bayona, Duomo Santa Maria dei Fiore, 2015
Sebastián Bayona, Duomo Santa Maria dei Fiore, 2015

Las sensaciones generan un recuerdo, algo que queda en la memoria individual o colectiva.

PRÁCTICA MÁS INSPIRACIÓN ¿LA FÓRMULA PARA LOGRAR UN BUEN DIBUJO?

Así como se tituló la exposición del maestro Germán Samper en el Museo de Bogotá, A dibujar se aprende dibujando, es una forma sencilla y clara de decir que el dibujo se aprende en la medida en que se practica. No creo en los malos dibujantes, no creo en los malos pintores, ni en los malos escultores, creo en los que tienen menos práctica que otros. Si hay algunos que tienen una habilidad natural pues se les hará un poco más fácil, pero para hacer algo artísticamente bien hay que tener un 99% de rigurosidad y un 1% de creatividad. No te basta con ser alguien que tiene unas buenas ideas si no las trabajas, así mismo, en el dibujo no basta con tener un talento si no lo cultivas, si no lo practicas.

Sebastián Bayona, Ponte Vecchio, 2015
Sebastián Bayona, Ponte Vecchio, 2015

CONSEJO PARA SER UN BUEN DIBUJANTE

Se me viene el recuerdo de cuando en la universidad tuve la oportunidad de enseñar a los estudiantes de primer semestre una materia llamada Dibujo a mano alzada, recuerdo a muchos de ellos que decían ‘pero es que yo no he tocado un lápiz’, ‘yo no sé manejar un lápiz’, ‘no me gusta dibujar’, o ‘nunca he dibujado’… A través del ejemplo les estimulaba el gusto por el dibujo; y al final más allá de hacer cosas bonitas, que no era la idea de la materia, ni la mía, era hacer cosas en las que ellos encontraran una mejor expresión personal para mostrar sus ideas. Por eso no pensaría que hay un buen dibujo, yo pienso que hay una buena idea representada y cada quien debe encontrar su estilo personal para hacerlo.

Pienso que más allá de ser el mejor haciendo algo, lo importante es hacer las cosas bien, no sólo desde el punto de vista artístico, sino humano, para sentir la satisfacción de haber entregado lo mejor.

deja aquí tus comentarios

Comentarios