La cacería y la ropa de cuero negra (cuarta parte)

 

Apaga lo brillante, deja la descarga entrar. No tenemos armadura.

Las ganas son tajantes e indecisas, se combinan dentro del compás de lo que rebota de un lente a otro y entonces el amor, falla o construye.
El olor ácido lo tienes sobre tí y tus memorias de putas que no fueron tales sino las mujeres que te dijeron un firme ‘no’.

Hay que entender que hablo esto desde una ciudad que quiere estar tranquila consigo misma pero no quiere recalibrar lo que la mueve: estos amores son 90% básicos y provincianos, tal como creerse cosmopolita por tener grafitti en la piel pero el resto del alma ser de concreto barato imitando los sitios donde sí se industrializa el poder.
Después de todo la tinta lubrica relaciones pero no nutre, sa tu ra.

Mamá, quiero que sepas que hay besos color cocaína y que tus supuestos de paz son bellísimos pero no involucran la edad en la que nos fumamos la paciencia… que hoy en día, es cualquiera, entre eclipses y falsos presupuestos. Que todos tenemos escrito ese sueño de ustedes de ser felices pero sólo si las podemos llevar al centro comercial un fin de semana.
El valor de un estómago lleno no existe, pero si el filo agudo de la autosatisfacción.

Pero

¿qué estaba pensando cuando abandoné las fibras entre mis dedos y el pecho, qué estaba pensando cuando dije que sí pero ella era poder puro sobre mi articular, qué cuando me dijeron a dos coros que nosotros no morimos sino que nos multiplicamos?

Quiero sentir tu cara contra el borde de mi pecho. Y con ella el silencio cálido que llega cuando ese corazón de plástico se llena de bellas bacterias e irrigan de continuidad el paisaje entre mis costillas y esas fiestas de colegio donde nos olvidamos de que tan libres somos en verdad.

«Lo que es para el gusano el fin del mundo es el inicio para la mariposa» y otras cosas… qué hermosa es la luz eléctrica, qué hermosa es la noche imaginando lo espacial entre personas como filamentos de luz.

 

Mutantoide - La nueva Bagatela

Este texto fue tomado de aguaynotas con permiso del autor
para ser publicado por los editores de la Nueva Bagatela

deja aquí tus comentarios

Comentarios